Importante comunicado de la Secretaría de Salud y Cazma sobre la Triquinosis

La Secretaría de Salud, en conjunto con CAZMA, comunican que ante la aparición en estos días de dos casos con síntomas que podrían indicar la sospecha de Triquinosis, se informa a la población que ésta es una enfermedad que adquiere el ser humano al consumir carne cruda y/o insuficientemente cocida de cerdo o jabalí infectada con Trichinella Spiralis.

 

 Por su parte, los cerdos se contagian al alimentarse con carne parasitada de roedores. Sin embargo, esta enfermedad no tiene contagio entre humanos.

En cuanto a los síntomas, aparecen luego de una o dos semanas de incubación y consisten en dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, dolores musculares, hinchazón facial alrededor de los ojos y decaimiento.

Para evitar contraer Triquinosis se aconseja, adquirir los productos derivados de chacinados y embutidos, ya sea jamón, panceta, longaniza o chorizos, con rótulo en comercios habilitados.

En tanto que al realizar la faena de un animal, si se realiza de manera doméstica, se debe consultar al veterinario y pedir el análisis de una muestra de 100 gramos de diafragma (entraña) de cada animal a fin de confirmar la ausencia del parásito. Esto puede realizarlo cualquier  veterinario o gratuitamente en CAZMA de lunes a viernes.

Los cerdos deben criarse en instalaciones adecuadas sin presencia de roedores y deben ser bien alimentados, para esto es necesario evitar la alimentación con basura o desperdicios de mataderos.

En este sentido, es fundamental respetar las normas establecidas por los servicios veterinarios para la cría de cerdos.

 

Además, se deben eliminar los cadáveres de cerdos y otros animales para que no puedan ser consumidor por roedores.

 

En caso de encontrarse el parásito en un animal, es necesario eliminar la res completa.

 

A la hora de consumir carne de cerdo y derivados frescos y bien es importante que estén bien cocidos, es decir, hasta que desaparezca el color rosado. Se debe tener en cuenta que ahumar, secar o salar la carne no es suficiente para matar al parásito.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *